sábado, 9 de mayo de 2009

Poemas de Raúl Gustavo Aguirre


EL QUE NO APRENDE NUNCA

El que no aprende nunca toca el fuego,
el que no aprende nunca da una mano,
el que no aprende nunca vuelve a andar.

El que no aprende nunca se golpea
contra una pared y con la otra
y después con la otra y con la otra
y sigue caminando.



POR ÚLTIMO

Haber dejado una moneda de fuego en la mano de otro,
haber atado ciertos hilos de amor y resplandor,
haber perdido algo
al salir de la casa vacía.

Haber estado, haber acompañado,
haber estado complicado con el viento que siempre tiene razón,
con la tierra y el agua y con la hierba que siempre tienen razón.

No haber cumplido años lejos de sí mismo,
no importa si de rodillas o en medio del pantano pero cerca de sí,
o entre asuntos pendientes o torcidos desde el comienzo,
pero masticados con tus dientes.

No importa ser un objeto más o menos clasificable
despreciable por los que deciden,
no importa ser superado, masacrado, tergiversado, desmentido,
con todo eso se hace la verdad.

No importa ser interrumpido
si estás al pie del árbol gigante en el día sin fin,
al pie del árbol de piedras preciosas del sueño que sólo
pertenece a los hombres,
y si has podido hablar con esas piedras
y acompañar hasta su casa a alguien
en un momento duro de la noche (y vivía tan lejos).

No importa que no haya solución para nadie ni perdón para nadie
ni si al fin estás solo en las salinas de la madrugada
haciendo todo lo posible para que salga el sol,
para que estos rostros queridos no se hundan en los
rápidos de la nada
que acecha tanta maravilla.



ERES, AHORA, ERES

Eres, ahora eres, nostalgia de lo ido,
ausencia de la ausencia, olvido del olvido.
Te busco en otros seres: eres, ahora eres,
aquello que no eres.

¿Te he de encontrar un día? No hay día por delante.
Sólo esta noche, con el agravante
de la continuidad en la pregunta.

Estamos atrapados. La eternidad se agota.
La recta infinitud está doblada y rota.
Eres, ahora eres, toda la nada junta.



Y UNO LES RUEGA A LAS PALABRAS…

Y uno les ruega a las palabras
que no se porten mal, que no levanten
su reja ante nosotros. Uno les ruega
que nada digan si no pueden
más que decir, decir, ruido y miseria
queriendo hablar lo que no importa,
lo que ya se torció, lo que está frío,
y roto, y negramente terminado
tan sólo porque un día Adán habló.
¿Se puede? Uno quisiera entrar, quedarse
en el silencio de antes, para siempre.
Y sangrar sin adornos.


YO

Yo reúno tus rostros tus gestos tus palabras
vivo de tus imágenes como el agua del cielo
yo te devuelvo al sol a las glicinas
al reino tuyo a tu calor
yo te desato de la noche que te olvida
te devuelvo a los días más bellos de la tierra
esta tierra que quiere ser parecida a ti

y que te necesita para maravillarme.


EL MILAGRO

Porque si llega, cuando llegue,
llegará como es:
fácil, claro, sencillo,
sin grandes resplandores,
sin que la tierra tiemble,
sin que el cielo se nuble.
Será suave y fraterno
con su mano en tu hombro.

No habrá cambiado casi nada:
sólo tu corazón.


RAÚL GUSTAVO AGUIRRE (Bs. As. 1927-1983) poeta, ensayista y antólogo. Contribuyó a la difusión de la poesía argentina de vanguardia desde la revista Poesía Buenos Aires, que dirigió desde su fundación en 1950, durante una década.
Entre sus libros: Cuerpo del horizonte (1949-1950), Cuaderno de notas (1957), Redes y violencias (1958), Alguna memoria (1960), Señales de vida (1949-1961), La piedra movediza (1965-1968) y Antología (1949-1978), este último volumen publicado por la editorial Monte Avila, de Caracas, La estrella fugaz (1984) editada por Libros de Tierra Firme, y Poéticas del siglo XX, ediciones culturales Argentinas.

foto: Aguirre, de Jorge Capatto, extraída de http://aromitorevista.blogspot.com/ el blog de José María Pallaoro.

6 comentarios:

Verónica Cento dijo...

No conocía a Aguirre. Me encantó. Gracias por darlo a conocer. Otro beso.

Natalia Molina dijo...

Qué bueno, Vero. Un gran poeta al que me hubiera encantado conocer.
Un abrazo

José Buhardilla dijo...

Linda selección Natalia, en algun lugar tengo Alguna Memoria, es de lo que mas me gusta.(Ojalá lo encuentre!) Un abrazo

José Buhardilla dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia Molina dijo...

gracias, josé!
espero que lo encuentres y compartas en la buhardilla.
abrazo

Edgar dijo...

Aguirre una alegria para el pensamiento. Tenia hojeado su la antologia de poeta argentinos. Saludos Natalia Molina, y gracias.
Edgar